viajar-como-experiencia-de-aprendizaje

Me apasiona viajar. Mucho. Desde muy pequeña quería conocer más allá de lo que mis ojos veían. Cuando sabía que iba a realizar algún viaje el gusanillo se instalaba en mi estomago.

Ese gusanillo ahora sé que quería decirme muchas cosas, me traía información interesante acerca de mi misma.

Tal vez, en algún momento, entendí que cuando viaja tenía que poner en juego muchos de mis recursos. Conocer gente nueva, experiencias totalmente desconocidas en las que no había control.

Viajar para mí es una gran experiencia de aprendizaje. Por eso siempre recomiendo a las personas viajar y conocer países y culturas muy muy lejanas. Si se puede. Viajar al pueblo de al lado o a una ciudad cercana también es aprendizaje.

Viajar es aprendizaje si viajas con la curiosidad de un niño. Con todos los sentidos presentes en el momento.

Qué necesitas para que viajar sea una experiencia de aprendizaje

Para que el viaje sea una experiencia de aprendizaje necesitas:

  • Curiosidad y paciencia. Lo que hasta ahora sabes te puede servir o no. Hay cosas que ni imaginas.
  • Un poquito de valentía. Para lanzarte a un viaje necesitas dejar atrás tus miedos a lo desconocido, al idioma o cualquier otra escusa que te pongas.
  • Una mente abierta. Esto quiere decir que para viajar lo mejor es dejarse las ideas y creencias de lo que está bien y mal en casa. Todo depende de la forma en que miras, escuchas y sientes.

“Viajar es un ejercicio con consecuencias fatales para los prejuicios, la intolerancia y la estrechez de mente”. – Mark Twain

5 razones por las que viajar

  1. Mejorar y trabajar tus habilidades

Cuando viajas pones en marcha una gran cantidad de habilidades y recursos. Planificar el viaje, buscar alternativas, información… el idioma, tu capacidad de relación con las personas y resolución de conflictos.

Cuando viajas siempre te pierdes alguna vez o pierdes un transporte o no encuentras lugar para dormir o incluso te roban… No todo es fácil cuando viajas, aun cuando llevas “todo controlado”

  1. Aprender a ser más tolerante y empático

Al viajar te das cuenta de que hay miles de formas de pensar y vivir la vida. Ni mejores ni peores que la tuya, simplemente distintas.

Adaptaciones del ser humano al medio donde tiene que desarrollar su vida.

Te encuentras con culturas con valores sumamente distintos a los tuyos.

Eso sí, en base a mi experiencia personal, diré que siempre, siempre hay personas increíblemente buenas, amables y atentas que te ayudan cuando lo necesitas.

  1. Disfrutar de las maravillas y sentir

Maravillas para mí son todos los paisajes con los que me he encontrado. Puestas de sol, montañas infinitas, vida salvaje en la sabana africana, ríos inmensos, lagos, ciudades ancestrales, poblados, estrechos caminos, miradas sin más, miradas profundas, sonidos al amanecer, el canto de los pájaros, arena finísima acariciando las plantas de los pies, mares llenos de belleza, sabores indescriptibles …

Cuando viajas puedes sentir que estas muy vivo y que la tierra está llena de maravillas.

  1. Aprender a comunicarte

Si, y digo esto porque cuando viajas, según a que país vas, no tienes ni idea del idioma y te encuentras con muchas personas que no saben inglés. No pasa nada. Porque por suerte el ser humano ha desarrollado muchas otras formas de comunicarse. Tienes que ser ingenioso.

Lo mejor para comunicarte cuando estás fuera de tu zona de confort es hacerlo con el corazón y el mayor de los respetos. Sin juzgar a la persona que tienes en frente.

  1. Ser más creativo

Cuando viajas es increíble de arte diferente que te encuentras, la cantidad de distintas formas de hacer, de vivir las religiones, las creencias y los principios que hay. Te sorprendes con soluciones que se le dan a determinados problemas.

Cuando viajas tu cerebro registra muchísima información sin que ni siquiera te des cuenta. Si aprovechas eso y te dejas fluir, en el momento menos pensado aparecen soluciones o ideas que has recibido en tus viajes.

El viaje como experiencia de aprendizaje personal

Todo viaje también lleva implícito un aprendizaje personal e íntimo. Viajar te pone delante a tus miedos y tus virtudes. Te muestra tus límites.

Si te observas puedes ver cuando te pones nervioso, que cosas te asustan o que cosas te llenan por dentro con una inmensidad que lo llena todo por dentro.

Los viajes te presentan situaciones en las que tienes que sacar tu ingenio al máximo para tomar decisiones rápidas, negociar, modificar planes… Te enseña a ser flexible como un junco. Necesitas adaptarte.

Viajar te enseña que eres una pequeña parte y que perteneces a un sistema superior, a la vida.

Viajar te trae libertad, también fragilidad y miedo, también amor y sentido de pertenencia.

Viajar te muestra lo importante que es vivir presente y valorar lo que tienes en tu vida. Cuando llegas unas ganas tremendas de ir a abrazar a tu familia y amigos te invade.

La vida es un viaje, el viaje es aprendizaje.

¿Por qué este post?

Este post esta aquí por tres motivos:

    1. Porque viajar para mí es cambio, es desafío, es salir fuera de la zona de confort. Es una buena acción para muchos procesos de coaching.
    2. Porque me apasiona viajar. Me gusta descubrir y experimentar. Ponerme a prueba y sentir el gusanillo que te dice: ¡Ojo! estas fuera de la zona de control 😉
    3. Porque hoy lunes, 1 de septiembre, estoy montada en un avión destino USA, para hacer la ruta 66 y conocer San Francisco

Lo cierto es que, por mis prejuicios claro está, USA no estaba entre mis destinos preferidos. Circunstancias de la vida, este año hemos elegido este viaje. Que seguro me sorprende y me demuestra una vez más que los prejuicios sólo ponen límites a la experiencia y la relación con la vida.

Para viajar no necesitas irte muy lejos o tener mucho dinero. Sólo necesitas una dosis de aventura , desafío y cambiar tus propios límites interiores.

Viajar, además de muchas cosas más, es divertido. Muy divertido.

“El mundo es un libro y aquellos que no viajan sólo leen una página”. – San Agustín

El otro día curioseando por internet me encontré con esta página. Aqui puedes comprobar como es posible viajar y cumplir tus sueños al mismo tiempo. Me encanto la idea.

Si te ha gustado este post comparte en las redes sociales 

Autora: Beatriz Blasco

About Beatriz Blasco

Inquieta, curiosa, enérgica y alegre. Casi siempre con una sonrisa :-) Ingeniera de Organización Industrial, Coach ejecutiva y personal. Mi leitmotiv: un mundo rural con mujeres empoderadas, que creen si mismas y son agentes de cambio en su entorno. Mi misión acompañarlas para que descubran su Ser más auténtico, sus sueños y los lleven a cabo.

Leave a Comment

Error: Please check your entries!