Cuento para reflexionar sobre la vida

“Vaciar el petate” Y seguía caminando. Tenía su camino. Caminaba lenta, muy lenta. Caminaba pesada, sentía algo que tiraba de ella hacia atrás con fuerza. Caminaba decidida, pero débil, casi sin aliento. Su camino se abría paso en un paisaje que se le antojaba desértico. A penas señales, a penas marcas que guiarán su camino.