soltar-la-auto-exigencia-7-estrategias

En general muchas mujeres tenemos una gran auto exigencia con nosotras mismas. Por algún motivo que no alcanzo a comprender, todavía, queremos llegar a todo sin cometer ni un solo error.

Solo recordar que era así me bloquea. ¡La súper mujer allá va! Aún me cuesta soltar a veces la auto exigencia. No te voy a engañar.

¿A quién le irá bien vendernos semejante creencia?

¿Eres de esas mujeres que vives con auto exigencia? Pidiéndote cada día más y más.

En el articulo de hoy te cuento que cosas me han ayudado a soltar la auto exigencia. ¿Alguna vez te ha pasado que has sido muy injusta contigo misma?

El otro día en un taller mi compañera dijo: “al soltar la auto exigencia conmigo misma mejoró la relación con mis hijos”

Así que hoy no solo espero que empieces a soltar la auto exigencia contigo misma sino que también empieces a exigir menos a los demás. Sobre todo si son tus hijos.

¿Qué es la auto exigencia?

Tal vez no te hayas parado ni a pensar qué es la auto exigencia o darte de cuenta de que la tienes.

La auto exigencia para mí es:

  • El control que quieres ejercer sobre la vida para vivir sintiendo que todo va como deseas y esperas
  • Cumplir con lo que crees que debería ser para que los demás te quieran, te respeten, te entiendan
  • No permitirte fallar
  • Querer que todos se comporten como tú crees que es correcto
  • No darte permiso para estar triste, no tener ganas de hacer nada o lo que es peor, no permitirte disfrutar.
  • Proyectar la imagen de mujer perfecta que alcanza todo lo que se propone

¿Para qué quieres vivir con esa auto exigencia? ¿Qué quieres demostrarte? ¿Ya los demás?

Vivir con una gran auto exigencia hace que quieras que todos los que te rodean cumplan con tus elevadas expectativas sobre ellos.

Si te exiges a ti misma, exiges a los demás en el mismo nivel o incluso más.

La auto exigencia te hace daño si no la usas únicamente para motivarte y caminar hacia tus objetivos.

No permitirte fallar y querer lucir todo los días perfecta es complicado. Diría imposible.

Aparentar ser fuerte y rechazar tu vulnerabilidad es rechazar una parte importante de ti y todos los seres humanos.

Es posible que te hayas dado cuenta:

  • La vida no la puedes controlar, no siempre va como a ti te gustaría.
  • Aunque no quieres enfadarte es inevitable cuando llegas a casa cansada y todo esta hecho un desastre (según tu prisma claro).
  • A veces no tienes ganas de arreglarte para hacer como si nada pasará. Estás triste, sí, y qué.
  • No siempre estás en el mejor de los estados, y no te apetece ser la más simpática del lugar.
  • Hay días en los que cumplir el plan que te has puesto es misión imposible II.

7 estrategias para soltar la auto exigencia

  1. Dedica tiempo a reflexionar sobre qué es lo que te empuja a exigirte tanto. No necesitas demostrar nada a nadie, ni siquiera a ti misma. Ya eres y tienes tu lugar en esta vida. No tienes que pelearlo.
  2. Acepta que tú y todas sentimos miedo. Nos asusta la vida. Observa ese miedo para aprender de él, reconoce lo que viene a decirte y suéltalo.
  3. Cuídate y date amor a ti misma. Se que resulta fácil escribirlo y más difícil hacerlo. Pero si quieres puedes, depende de ti. Estaría genial que te dedicarás un tiempo en la semana para hacer lo que te gusta y te apetece. Te lo mereces.
  4. La perfección es relativa. Depende de lo que tú crees sobre lo que esta bien o mal. A veces, lo importante es entender que no todas las personas ven las cosas de la misma manera. La clave es vivir todo lo que haces como un proceso de aprendizaje. A mí me ha ayudado pensar que lo perfecto y correcto ocurre en mi vida. Léelo aquí.
  5. Ocúpate de lo que te preocupa. Sin querer entender o solucionar todo a la primera.

En la vida se te plantean retos para que aprendas sobre ti, la vida, las relaciones…

Lo que percibes como un problema no es más que el intento de una solución. Persevera con calma, dándote permiso para equivocarte.

Las equivocaciones te dan la posibilidad de aprender algo nuevo.

  1. Confía en ti y en los demás. Has llegado hasta aquí. Así que tienes muchos más recursos de los que piensas. Valórate. Eres importante. Confía en los demás, tus hijos, pareja… también tienen sus recursos y sus propios aprendizajes.
  2. Cada cosa a su tiempo. Sueles querer todo ya, y no siempre es posible. Más importante que obtener el resultado es aprender en cada paso hacia lo que quieres. La vida es un gran viaje de aprendizaje.

¿Qué otras estrategias has usado para soltar poco a poco tu auto exigencia? Me encantaría que lo compartieras en los comentarios.

Aquí te dejo este artículo de Mónica Fusté donde te cuenta sus estrategias.

Si te ha gustado, te invito a compartir en las redes sociales. ¡Gracias!

Foto de kaboompics

Autora: Beatriz Blasco

About Beatriz Blasco

Inquieta, curiosa, enérgica y alegre. Casi siempre con una sonrisa :-) Ingeniera de Organización Industrial, Coach ejecutiva y personal. Mi leitmotiv: un mundo rural con mujeres empoderadas, que creen si mismas y son agentes de cambio en su entorno. Mi misión acompañarlas para que descubran su Ser más auténtico, sus sueños y los lleven a cabo.

3 Comments

  • 17 marzo, 2016 Responder

    EVA

    Gracias Beatríz, que tengas buen día, Eva.

    • 23 marzo, 2016 Responder

      Beatriz Blasco

      Gracias a ti Eva por pasarte por aquí. Un abrazo fuerte y feliz día para ti también. Ha disfrutar 🙂

  • 22 noviembre, 2016 Responder

    Ana Pazo

    Mi estrategia principal es gestionar mi dialogo interno: tenía una crítica muy dura conmigo misma.
    Un día mientras trabajaba, estaba agobiada y oia la vocecita hablándome mal: “todo el dia dando vueltas y no haces nada”, “vaya desastre”, “como sigas así no te va a ir bien”…
    Decidí parar y escribir todas estas “lindeces” en una libreta. Tras 4-5 hojas de escribir estos pensamientos me quedé alucinada: era como si en mi cabeza tuviera a la peor “víbora” jamás conocida: esto no se lo diría ni a mi peor enemig@!!
    Desde entonces, de vez en cuando sale la vocecita pero le bajo el volumen y le digo: “o me dices algo constructivo o no te hago caso” 🙂

Leave a Comment

Error: Please check your entries!