relación_pareja_baobab_coaching

Viaje a la transformación – mejorar la relación de pareja

 

En tu relación con cualquier persona, pierdes mucho si no te tomas el tiempo necesario para comprenderla.  Rob Goldston

Que los tiempos no son lo que eran lo sabemos

Datos sobre la relación de pareja: en el año 2012 se produjeron 110.764 rupturas de pareja. Hay estudios que indican que entre el 60% y 70% de los españoles han sido infieles a su pareja al menos una vez en la vida.

Las mujeres, por suerte y con mucho camino por recorrer aún, hemos salido de casa. Estamos en el mercado laboral, en la calle, en los bares… reivindicamos vivir nuestra propia vida.

Se establece una nueva forma de relación en pareja.

También han cambiado los tiempos en la relación con los hijos. Ahora ellos ocupan un lugar privilegiado en nuestras vidas.

Todo esto nos empuja a tener que diseñar nuevos modelos de relación. En nuestra generación no hemos tenido muchos ejemplos que seguir.

Innovar en la relación de pareja, como siempre para el ser humano, es complicado. Hay que salir de la zona de confort y ponerse en acción.

Si no lo hacemos puede que la relación de pareja no sea aquello que habíamos imaginado. Infidelidades, separaciones, dudas, miedos, falta de comunicación…

Y esto ¿por qué?

Aquí seguro que caben factores diferentes en cada caso o los mismos vividos de forma diferente.

Un factor, para mi importante, es que hoy en día conocemos más, tenemos acceso a cantidades ingentes de información… Así que cuando tienes con que comparar puedes decidir si lo que tienes te gusta o no.

La independencia económica de la mujer es otro factor que puede empujar a la ruptura de pareja cuando creemos que las cosas no van bien.

Otro factor significativo, que empieza a cobrar peso, es la llegada de los hijos a la relación. Pasan a ocupar la posición principal siendo el centro.

Tal vez se confunda prioridad con centro. Encontrar el equilibrio en las relaciones familiares requiere:

    • tomar conciencia de cada una de las relaciones
    • y trabajo para mantener la relación de pareja y con los hijos en el lugar correcto

Ponerse de acuerdo en la educación de los hijos tampoco resulta fácil cuando se han tenido modelos muy diferentes.

La chispa que prende el fuego

Los factores o causas son la leña que vamos poniendo al fuego. Tenemos material combustible y oxígeno. Ahora necesitamos la chispa que desencadene la combustión.

Esta chispa es una sensación fuerte que recorre el cuerpo. El tuyo o el de tu pareja. Es una sensación caliente al principio y que poco a poco pasa a ser profundamente fría.

Alguno de los dos descubre que no conoce a la persona que tiene al lado. No encuentra nada que compartir. Salvo una casa y los hijos si hay, claro.

Llegados a este punto hay dos opciones:

  1. os ponéis manos a la obra para reconstruir y reinventar vuestra relación de pareja. Queréis compartir el camino con vuestra pareja.
  2. los dos o alguno decidís que el esfuerzo por remontar no recompensa el resultado final. Habéis llegado a un punto de no retorno. El abismo delante, el abismo detrás.

Todas las opciones son correctas. En todas ellas hay aprendizajes y nuevos caminos que caminar.

Manos a la obra. Reinventar la relación de pareja

La relación de pareja es un vínculo frágil como el cristal. Duro y resistente, sin embargo un golpe puede romperlo con facilidad.

El golpe puede llegar de repente, sin esperarlo. Eso sí, el vaso se ha ido acercando poco a poco al borde la mesa. Naturalmente, se pueden recoger los cristales y volver a darles forma.

Para dar forma a los cristales rotos necesitamos un pegamento fuerte. El pegamento lo elaboramos nosotros. Con amor, mucho amor, compasión y aceptación.

Cuidar el vínculo requiere una buena comunicación entre ambos. Una comunicación asertiva o funcional como llama Virginia Sátir. Todo ello para plantear los conflictos encima de la mesa y resolverlos.

Eso implica que ambos:

    • debéis conoceros bien – auto conocimiento
    • respetar al otro como ser humano completo que es – admiración por tu pareja y confianza en sus proyectos
    • compartir tiempo juntos – para disfrutar del encuentro, la magia del momento
    • tener un propósito común por el que trabajar –objetivos que lograr, para alegraros juntos

Conocerse bien a uno mismo permite construir con la pareja un espacio de encuentro donde estar presentes, aquí y ahora. No ausentes en lo que podría haber sido y no es.

En esta nueva relación de pareja los hijos deben ser eso, hijos. Son nuestra prioridad, no el centro alrededor del cual gira la relación de pareja.

Según las leyes sistémicas, el que llega primero al sistema tiene prioridad. Si primero llego nuestra pareja, tiene prioridad sobre los hijos que llegaron después. Esto no significa, ni muchísimos menos, no quererlos o no atenderlos.

Somos funámbulos sobre un delicado hilo que es la vida.

Mantener el equilibrio es la clave para llegar al otro lado.

 

Puedes contactarnos si no tienes claro cómo mejorar la relación de pareja y empezar el proceso de reinvención 

Autora: Beatriz Blasco

About Beatriz Blasco

Inquieta, curiosa, enérgica y alegre. Casi siempre con una sonrisa :-) Ingeniera de Organización Industrial, Coach ejecutiva y personal. Mi leitmotiv: un mundo rural con mujeres empoderadas, que creen si mismas y son agentes de cambio en su entorno. Mi misión acompañarlas para que descubran su Ser más auténtico, sus sueños y los lleven a cabo.

Leave a Comment

Error: Please check your entries!