como-tratar-a-los-niños

NO LES QUITES EL PODER, son niños

Los niños son increíbles. En todos los trabajos que hago con ellos me sorprenden y me enseñan. Están tan abiertos, tan despiertos… que el solo hecho de pensar que su día a día les puede cerrar me entristece enormemente.

¿Qué pasaría si todos fuésemos niños para mantener la curiosidad, la reflexión, la pregunta, cuestionarnos lo que pensamos, lo que creemos que somos y lo que creemos que es la vida? Me encanta la flexibilidad con la que piensan.

No les quites el poder, confía en ellos, hazles responsables de sus “pequeñas” tareas. La autonomía es uno de los principales motivadores del ser humano.

No se la quites tratando de resolverle todos sus retos y sus dificultades.

Que se preparé su mochila, sus libros, su desayuno… Así es como empiezan a ser responsables. No pidiéndoselo luego.

Ámalos completamente, como seres bienvenidos que son a esta vida, con todas sus virtudes y todos sus defectos, porque en esos defectos seguramente estarán también sus mayores aprendizajes.

Se impecable en tus palabras cuando hablas con él o ella. Concreto, respetuoso, evitando resaltar lo negativo y favoreciendo lo bueno y la posibilidad de mejora que todos tenemos.

Si sus retos diarios son resueltos por ti les quitas poder, les quitas responsabilidad. Confía más en ellos, de corazón, tienen recursos suficientes. Solo tienes que acompañarles para que los descubran y conecten con ellos.

No le digas: “vamos a hacer los deberes” porque le estas dando a entender que eso es tarea de los dos, y no es así. Dile, por ejemplo, “ves a hacer los deberes, tú puedes y te ayudarán a construir el camino que quieres para tu vida. Si necesitas ayuda, pídela.”

Ten paciencia con ellos para observarles, para saber cuál es la forma en la que aprenden, no todos aprendemos de la misma manera.

Juega con ellos y enséñales a jugar solos.

Deja que se expresen a través del dibujo, el movimiento, la escritura… quieren mostrarte su imaginación, de lo que son capaces. Acompáñales en ese proceso de expresión.

Háblale de las emociones. Todos las sentimos, todos necesitamos expresarlas y aprenderlas a manejar. Que sepan que son dueños de lo que hacen con sus emociones.

La emoción que sienten está bien, lo que tal vez no esté tan bien sea la forma en la que finalmente han expresado esa emoción: el comportamiento.

Ayúdale a entender que le ha hecho sentir esa emoción, de qué otras formas diferentes podría expresarla.

Me gusta decir que las emociones son como un pedazo de barro que te lanzan y no puedes rechazar. Tú puedes hacer dos cosas con él, quedártelo acumulando pedazos sin parar o aprender a moldearlo para crear distintas vasijas que ofrecer.

Acompáñales pero no les ayudes si no te lo piden. Así no les restas su poder y desarrollas su autoestima.

Que los límites que necesitan no sean a cambio de tu amor o tu respeto. Ponle límites con determinación, ternura y humor.

Que tus miedos no sean sus miedos.

Que sueñen con la cabeza en las nubes y los pies en el suelo. Que descubran el equilibrio, su equilibrio.

No les quites el poder, dáselo. Si tú confías en sus recursos ellos confiarán en ellos mismos.

Si confías en ti, confías en los demás. Si te quieres, quieres a los demás.

Ama a tus hijos como seres completos que son, como esferas que tienen que aprender a rodar en este mundo, nada más.

Lo que escribo aquí es el resultado de la reflexión sobre mi propia experiencia en el trabajo con niños y niñas desde los ocho años. Puedes estar de acuerdo o no. La diversidad de opiniones es lo que nos hace crecer. ¿Qué piensas? Deja tu experiencia, tu opinión, dudas… en comentarios. ¡Gracias!

Foto de 500px.com

Autora: Beatriz Blasco

About Beatriz Blasco

Inquieta, curiosa, enérgica y alegre. Casi siempre con una sonrisa :-) Ingeniera de Organización Industrial, Coach ejecutiva y personal. Mi leitmotiv: un mundo rural con mujeres empoderadas, que creen si mismas y son agentes de cambio en su entorno. Mi misión acompañarlas para que descubran su Ser más auténtico, sus sueños y los lleven a cabo.

2 Comments

  • 14 diciembre, 2015 Responder

    Fernando

    Totalmente de acuerdo contigo.
    Tengo 2 hijos y cada día me sorprendo de cómo se expresan, de cómo aprenden y de cómo van evolucionando.
    Siempre trato de observarlos y de aprender algo nuevo de ellos. Me encanta su forma natural y expontánea de ser; los adultos tenemos mucho que aprender de los niños para volver a conectarnos con esa ilusión por disfrutar de la vida.
    Mil gracias por estas reflexiones 🙂 !!

    • 22 diciembre, 2015 Responder

      Beatriz Blasco

      Gracias por compartir tu experiencia Fernando. Qué bueno es recuperar esa magia que tienen los niños para disfrutar cada instante. Nosotros, los adultos, podemos volver a conectarnos con nosotros mismos para expresar esa forma natural y espontánea de Ser. Es un camino interesante volver hacia uno mismo. Para mí esta siendo todo un aprendizaje. Sigue aprendiendo de tus hijos y sintiendo ese amor incondicional. Un abrazo y mil gracias por pasarte por aquí.

Leave a Comment

Error: Please check your entries!