como-estar-tranquilo

Viaje al desarrollo personal – 22 formas para conseguir estar tranquilo

Como estar tranquilo es el deseo de muchas personas, es una necesidad. Aquí tienes 22 formas para logralo.

Conectar por un instante con la calma. Sentir que no vas a saltar por la borda de un momento a otro.

Prisas, reuniones, llamadas, trabajo, tareas domésticas… los hijos, la familia, la pareja, las amigos… y yo ¿para cuándo? ¡Ahaahahaa! No puedo más…

Tal vez si estás aquí, leyendo este post, hoy es un buen día para ti. Empieza hoy a estar tranquilo.

¿Por qué este post para estar tranquilo?

Cuando pensé en escribir este post pensaba en mi misma, en todas las formas que he probado para conseguir estar tranquila. Me pareció una buena idea hacer una recopilación.

Descubrir que podía aprender a estar tranquila fue toda una sorpresa. Mi energía es tal, que siempre voy revolucionada. Esto, como casi todo, tiene ventajas y desventajas.

Una gran desventaja: la mente no para, va a toda máquina viento en popa a toda vela. Consecuencias: estrés, nervios, dolor de estómago, cabeza y mil cosas más que te pueden pasar.

Otra desventaja: la mente al estar siempre ocupada no vive en el presente, está bloqueada y no deja pasar nuevas ideas. No es creativa. Cuesta mucho más encontrar soluciones a nuestros problemas o retos, que suena mejor, que la vida nos pone delante.

Cuando consigo conectar con la tranquilidad, bajar la velocidad de la mente y conocer los mensajes del cuerpo, me siento mucho más creativa y confiada. Además de todos los aprendizajes que tengo cuando observo mis pensamientos.

¿Es posible estar tranquilo?

No sólo no es posible si no que además es magnífico. La vida parece mucho más sencilla y amena 

Por experiencia propia diré que es posible estar tranquila en esta sociedad en la que vivimos. Es posible jugar a parar el tiempo y hacer las cosas sucedan. ¡Sí! es cuestión de práctica.

Trato de no hacer muchas afirmaciones que luego se vienen todas abajo. Aunque creo que hoy haré una: para conseguir estar tranquila tienes que practicar, practicar y practicar hasta dominar ese estado. Y luego mantenerte. No nos queda otra.

Lo ideal, encontrar el equilibrio entre este estado para estar tranquila y el estado de actividad que nos pone en marcha para lograr nuestras metas.

La tranquilidad te aporta acción con foco, es decir, acción con sentido. Esa acción que te conduce a donde tú quieres llegar.

Las claves del estado: estar tranquilo

Para mí la clave para estar tranquila es conectar con tu cuerpo a través de la respiración y percibir el momento presente con una atención a todo lo que nos rodea.

En el blog podrás encontrar más artículos relacionados con este estado. En la categoría viaje a la tranquilidad.

La serenidad es la capacidad de mantener centrada tu atención, en medio de la dificultad, en aquello que para ti es una prioridad. Dr Mario Alonso Puig

Las 22 formas de estar tranquilo

Los tiempos que aparecen al lado de cada forma de conectar con tu tranquilidad son orientativos. Puede ser que estés más o menos tiempo. Experimenta.

Conectar con la respiración

Las siguientes técnicas, herramientas o formas puedes ponerlas en práctica todos los días. Prueba y elige con la que más cómoda te sientas o ves cambiando. Eso es al gusto de cada uno.

Una vez hayas practicado las respiraciones te será muy fácil llevarte estas técnicas a una reunión, a casa… a cualquier instante en el que sientas que debes parar.

Es importante que si vas a empezar a practicar busques un lugar y una postura que te resulte agradable. Fíjate la hora y el tiempo. Así tu cerebro sabrá lo que tienes que hacer y lo harás.

  1. Coherencia cardiaca

Esta técnica me la han explicado en varios talleres. La uso desde hace más de dos años. Y me va muy bien. Es sencilla y sólo requiere de 3 minutos.

Respira cogiendo el aire por la nariz y suelta por la nariz el aire.

Es muy sencilla, sigue los siguientes pasos:

  • Respira 1 minuto cogiendo aire en 5 tiempos y soltando en 5 tiempos.
  • Respira 1 minuto imaginando que es el corazón el que respira en 5 tiempos. Imagina que es como un globo que se hincha y se deshincha.
  • Durante 1 minuto, sintiendo tu corazón, agradece un instante o varios que te han llegado al corazón. Un abrazo, una mirada, una comida, un paisaje, unas palabras, un viaje… deja que aparezcan esos momentos, siéntelos, no los busques

Aquí te dejo más información sobre esta técnica.

  1. Respiración hacia tu columna

La encontré en este libro del Dr Mario Alonso Puig.

El centro abdomen es un punto situado un poco por debajo del ombligo. Tócate ahí hasta que puedas sentirlo.

    • Empieza poniendo tu atención en la respiración. Suavemente siente como entra el aire por tu nariz, llega hasta al abdomen, se llenan los pulmones y el plexo solar.
    • Haz unas cuantas respiraciones mientras vas calmando todo tu cuerpo poco a poco y a tu ritmo.
    • Imagina que empiezas a respirar por tu centro abdomen y al inspirar el aire te atraviesa hasta la columna, justo por detrás. Al espirar siente como si el aire volviese hacia delante. Déjate sentir ese circuito de aire entrando por tu centro abdomen, llegando hasta la columna y regresando al centro abdomen por donde sale. Repite esta respiración 15 veces.
    • Ahora imagina que puedes respirar por tu centro de tu pecho. Al inspirar siente como el aire puede atravesarte hasta alcanzar tu columna. El espirar siente como el aire te acaricia volviendo a salir por el centro de tu pecho. Repite esta respiración 15 veces.
    • Por último imagina que puedes respirar justo por el centro de tu garganta. Imagina como al coger aire pasa hasta la columna y al llegar allí, al soltar aire vuelve hacia delante. Siente la energía del aire entrando en ti y soltando aquello que deba ser soltado.
  1.  Observa tus pensamientos mientras respiras
    • Busca tu lugar, ponte cómoda y empieza a respirar consciente cogiendo y soltando aire por la nariz.
    • Coge todo el aire que puedas y suéltalo todo lo despacio que puedas. Toma conciencia de tu cuerpo, de cómo al soltar el aire poco a poco se va relajando.
    • Pon la atención en tu respiración el tiempo que necesites. Hasta que sientas tu cuerpo relajado y sin tensión en ningún punto.
    • Ponte en el lugar del observador de tus pensamientos.
    • Puedes imaginar que estas frente la orilla del mar. Tus pensamientos son las olas que van y vienen. Simplemente observa desde la orilla. Deja que las olas sigan su curso. Observa.
    • Puedes imaginar que estas frente a una gran pantalla blanca del cine. Tus pensamientos son las escenas que van pasando. Observa, no te enganches a ellos.
    • Puedes imaginar que tus pensamientos son coches en movimiento que pasan frente a mí. Déjalos pasar, no montes en los coches.
    • Si tomas de conciencia de los pensamientos te han arrastrado, no pasa nada. Está bien. Es normal. Naturalmente vuelve a poner atención en tu respiración y tu posición de observador.
    • No te juzgues, no te califiques, aquí no hay competición.
  1. Respiración para abrir el canal – 15 minutos
    • Comienza la conexión con el cuerpo
    • Este ejercicio consiste en que puedas llegar a sentir la energía del sol entrando por tu coronilla, recorriendo todo tu cuerpo, expandiendo por cada una de tus células y llegando hasta la planta de los pies.
    • Una vez tienes la atención en la planta de los pies imagina unas raíces que crecen desde ahí y van bajando profundamente, profundamente hasta alcanzar el centro de la tierra.
    • Siente como la energía circula a través de ti y descargas lo que tenga que ser soltado en la tierra.
  1. Respiración 7 de hooponopono o respiración “Ha” – 10 minutos

El proceso de respiración “Ha” es simple de hacer y cancela memorias.

El proceso se hace así: sentado cómodamente, con los pies en el suelo y la espalda recta

  • Inspira –mentalmente cuentas hasta 7
  • Reten el aire –mientras cuentas 7
  • Expira, contando mentalmente hasta 7
  • Manten los pulmones vacíos durante la cuenta mental de 7
  • Repite el proceso 9 veces.
  • También puedes juntar los dedos índice pulgar de cada mano, formando un circulo y entrelazarlos, como el símbolo “infinito”. Mantener esta posición durante la respiración.

Actividades para estar tranquilo en casa

  1. Conecta con el cuerpo a través del olfato
    • Busca un sitio donde estés cómoda.
    • Pon velas aromáticas, incienso, romero, tomillo… Si te queda a mano puedes salir al campo a buscar plantas aromáticas.
    • Cierra los ojos
    • Empieza a tomar conciencia de tu cuerpo, puedes subir desde las plantas de los pies hasta llegar a la cabeza. Pasando por tus órganos internos, los músculos de la cara…
    • Una vez sientas a tu cuerpo calmado y relajado pon la atención a los olores, búscalos, siente como los percibes
    • Imagina los olores que te gustan y como te inspiran momentos, situaciones
  1. Conecta con el cuerpo a través del sonido
    • Busca un sitio donde te sientas a gusto. Puedes estar sentada o larga.
    • Respira consciente y ves relajando tu cuerpo. Tomando conciencia de las partes en tensión y relajando al soltar el aire.
    • Siente el espacio donde estas y busca los sonidos más lejanos que puedas sentir.
    • Ves poco a poco buscando los sonidos que sientes que están más próximos a ti o incluso en tu interior.
    • Siente como eres capaz de percibir sonidos a los que no habías prestado atención.
  1. Conecta con el cuerpo a través del silencio
    • Repite los pasos del ejercicio 7
    • La diferencia está en que ahora puedes tratar de encontrar el silencio del que nacen los sonidos que escuchas.
    • Para mí es como una captura del silencio. Pon toda tu atención para encontrarlo. Está ahí.
  1. Conecta con el cuerpo a través de las sensaciones
    • Siéntate en lugar cómodo con los pies apoyados en el suelo.
    • Respira hasta tener tu cuerpo calmado.
    • Pon la atención en tus pies
    • Siente cómo se apoyan, cómo están colocados los dedos, la temperatura que tienen, la temperatura de la superficie, como es la textura del suelo que tocan..
    • Puedes pone tu atención en tu cuello, tu pelo, la piel de tus brazos, piernas… y sentir las miles de sensaciones diferentes que puedes recibir a través de la piel

Estar tranquilo en la naturaleza

  1. Salir a pasear

La naturaleza suele otorgarnos grandes placeres cuando estamos en ella presentes. Salir a pasear sintiendo el sol acariciándote y calentándote la piel, la brisa acariciándote, las gotas de lluvia refrescándote, escuchar el canto de los pájaros… Todos estos pequeños detalles y conectar con ellos mientras respiras te permite estar tranquilo y calmado.

  1. El mar

Los que viven cerca del mar conocen bien los beneficios de estar frente el mar o pasear por la orilla de la playa.

Esas pequeñas sensaciones que nos ofrece también nos ayuda a estar tranquilos. A calmar la mente. Aprovecha esos momentos para dejar que los pensamientos fluyan, sin perseguirlos, sin engancharte a ellos.

Otras actividades que pueden ayudarte a estar tranquilo

  1. No hacer nada

Puedes aprender a estar un tiempo sin hacer nada, simplemente observándote. Tomando conciencia de tus pensamientos. Sería algo así como meditar. Aprovecha para respirar y poner en práctica los ejercicios de arriba.

  1. Mandalas

Crear y pintar Mandalas. Tienen una gran energía y te ayudan a conectar contigo.

  • Prepárate un sitio donde estar solo.
  • Ponte un ambiente que te resulte cómodo
  • Prepara colores y folios. También puedes usar si tienes acuarelas, ceras, rotuladores…
  • Comienza a expresar lo que sientas ese momento.
  • Puedes recibir un pequeño manual con explicaciones si pinchas aquí. (boletín)
  1. Manualidades

Tal vez te gustaban de pequeña y se te daban bien. ¿Por qué no retomar el tema ahora?

  1. Actividades que te conectan con el cuerpo

Practicar actividades que te conecten con el cuerpo y puedas estar tranquila. Puedes probar a hacer yoga, aikido, tai chí, pilates… danza y expresión corporal. Busca, seguro que cerca de ti tienes sesiones puntuales donde poder expresar a través del movimiento del cuerpo.

  1. Un día en el campo

Dar una sorpresa a tu familia y pasar un día en el campo comiendo allí y disfrutando de la naturaleza

  1. Abrazos

Dar todos los días 3 abrazos muy fuertes y prestar atención a todo lo que tu cuerpo está sintiendo en ese momento

  1. Dar las gracias al amanecer

Cuando te levantes mira al sol, siente el calorcito atravesando el cristal y calentándote. Deja que su energía te cargue las pilas. Sonríe y dale las gracias.

  1. Diario de agradecimiento

Tal vez te ayude a relajarte escribir un pequeño diario de agradecimiento cada día. En él puedes poner las cosas que agradeces de tu día, por muy pequeñas que te parezcan seguro que tienes más de una. Puede ser una llamada, un sabor, una sonrisa, un abrazo, una palabra, una frase, una sorpresa, que has ido a hacer deporte, has leído un ratito, has logrado algo que tenías en tus planes… Todos los días tenemos miles de instantes que agradecer.

  1. Date una ducha consciente

No hay nada mejor que disfrutar de una ducha estando presente. Sintiendo como el agua te va acariciando, te limpia, te libera… Siente los perfumes, la sensación al masajear tu pelo…

Una curiosidad, uno de los momentos que más me vienen a la mente para relajarme es la primera ducha que me dí después de 19 días de Trekking casi sin poder ducharme ¡Uf! Que sensación más intensa sentir el agua a presión acariciando mi pelo, el cuerpo…

  1. Date una masaje

Permítete un tiempo para ti y disfruta de un masaje. Hay miles de masajes diferentes. Con aceites esenciales, de piedras calientes, de chocolate… Cuando estés allí relájate y entrégate a los sentidos. A percibir todo lo que tu cuerpo está recibiendo.

  1. Los sonidos

Hay sitios donde hacen unos conciertos con cuencos de cuarzo, flautas… sonidos que resuenan dentro de ti, sientes la magia de la vibración entrando dentro de ti. Si tienes oportunidad busca un día y un lugar y prueba a resonar con el sonido.

 ¿Estas dispuesto a estar tranquilo?

Este estado nos ofrece numerosos beneficios. Experimentarlo te trasporta a un lugar donde la calma te ofrece soluciones, te sientes a gusto, todo brilla y tiene más luz, las palabras suenan más suaves… y la sensación de enfado y frustración resbala despacio por tu cuerpo.

Con este post te invito a que experimentes y aprendas a conectar con este estado.

Si este post te ha gustado y crees que puede resultar interesante para más personas compártelo en las redes sociales, envíalo por mail… propaguemos entre todos el virus de la tranquilidad.

Autora: Beatriz Blasco

About Beatriz Blasco

Inquieta, curiosa, enérgica y alegre. Casi siempre con una sonrisa :-) Ingeniera de Organización Industrial, Coach ejecutiva y personal. Mi leitmotiv: un mundo rural con mujeres empoderadas, que creen si mismas y son agentes de cambio en su entorno. Mi misión acompañarlas para que descubran su Ser más auténtico, sus sueños y los lleven a cabo.

3 Comments

Leave a Comment

Error: Please check your entries!